Edición N° 374 - Junio 2014

3… 2… 1…. 0… ¡se larga la fiesta del fútbol!

 


Ô! Esse Brasil lindo e trigueiro,
é o meu Brasil brasileiro,
terra de samba e pandeiro,
Brasil... Brasil…
pra mim, pra mim…
(Aquarela do Brasil, Ary Barroso).

Brasil despierta y respira fútbol, danza y canto al son del samba, forró, axe, bossa nova, capoeira, choro, lambada, frevo, (declarado por la Unesco Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en el 2012), y otros tantos alegres ritmos provenientes de su mosaico cultural que harán bailar al mundo entre el 12 de junio y el 13 de julio cuando se conocerá quién se quedará con la Copa Mundial de la Fifa 2014. En las doce ciudades con personalidad propia y distinta unas de otras, donde se medirán selecciones de 32 países, ya seguramente todo en sus calles respira el deporte que es “pasión de multitudes”. Pero Brasil no es solo fútbol, también es música y canto. Las “torcidas” con sus banderas respectivas llenarán los espacios  donde resonarán la cuica, el cavaquiño, el berimbao, atabake, tatan, pandeiro, repique, agogó, tamborín -y algún otro-  que  dibujando el ambiente con sus alegres notas invitan, casi obligan, a bailar.
El país anfitrión del mayor evento futbolístico ya tiene prestos los doce espacios protagonistas que, sin importar país, idioma, raza o cultura, va a poner a personas de todo el mundo a hablar precisamente ese idioma común: el fútbol y así pintar  una “aquarela do Brasil”, como cantara Ary (Evangelista) Barroso en su inolvidable composición que lanzara al mundo al samba.

Las “ecoarenas”

Los doce estadios sede generarán reconocimiento al país sudamericano como uno de los precursores en el combate contra el  calentamiento global con prácticas constructivas amigables con el medio ambiente y el uso de la mejor y la más nueva tecnología en todos los aspectos.
La arquitectura en el rubro del deporte siempre se convierte en un matrimonio del que surgen propuestas interesantes e innovadoras. Y en un mundo donde los eventos deportivos de gran calibre ponen bajo la lupa todo el orgullo de una nación, no es de extrañar que haya especial empeño en desarrollar estructuras diseñadas no solamente para asegurar un correcto funcionamiento de la competencia, sino también apabullar, impresionar y superar a ediciones anteriores.
Les invitamos a recorrer y conocer los doce recintos que acogerán a las selecciones participantes en la mayor fiesta del fútbol con el ánimo de alcanzar la gloria de ser la mejor de todas.


Estadio Beira Rio


Una ciudad de gran tradición futbolera como Porto Alegre no podía quedarse atrás en esta Copa. En la ciudad gaúcha se ubica el estadio Beira Rio que mostrará su mejor cara para la competencia. Con una capacidad para 58.306 espectadores, este emblemático sitio de Porto Alegre fue inaugurado en el año 1969 y, tras una ambiciosa reforma, abrió el 7 de abril con una enorme fiesta para 50.000 aficionados, sin estar totalmente terminado. Es el mayor recinto deportivo en el estado Río Grande do Sul.
Se encuentra en un lugar súper privilegiado, en las márgenes del lago Guaíba, el que proporciona puesta de sol fantástica, al lado de un parque.
La inversión total fue de 330 millones de reales en el octavo estadio en ser terminado y cuyo proyecto  consistió en la modernización de las tribunas e instalaciones para el público en general, incluyendo las áreas Vip, la sustitución de los sistemas eléctricos e hidráulicos y el césped, la complementación de los sistemas de información y la construcción de un edificio cochera.

Pero las novedades más importantes y visibles son la nueva fachada y el techo en forma de hojas. Confeccionada en acero galvanizado, la fachada tiene los colores rojo, blanco y plata. El proyecto arquitectónico respetó el concepto de la estructura existente reforzando las líneas verticales.
La estructura de las rampas de acceso a la tribuna superior se mantuvo en un hormigón aparente con la intención de valorizar la composición de los pilares y vigas inclinadas. El mayor realce fue para el acceso de la zona mixta, donde la parte de la  fachada se reviste con una piel de vidrio.
El techo está compuesto por 65 módulos en forma de hojas -cubriendo todos los lugares del estadio, inclusive las rampas y los accesos a los portones-, y por una membrana que reduce el calor. En los módulos principales la membrana es opaca y el entre-hojas, traslúcido, lo que facilita la iluminación. Además, es “autolimpiante”, usa el mínimo de agua posible y reduce la absorción del calor. Existe también un efecto estético secundario de demarcación de la estructura de las hojas y del realce del concepto arquitectónico.
La profundidad de la alzada de la tribuna pasó de 60 cm, en algunos sectores, a 90 cm, dando más espacios para las piernas y la circulación. Los asientos son retráctiles de un rojo especialmente producido para el club, cuya camiseta principal remite a ese color. Aumentó la proximidad con el césped que avanzó 15 m, ahora es de 9,7 m. Tiene disponibles 17 accesos, siendo dos construidos especialmente para discapacitados en silla de ruedas.
Con más portones de acceso y una lógica más moderna, el Beira Rio lleno podrá ser completamente evacuado en solo ocho minutos.
Posee 81 baños, siendo 31 femeninos, 31 masculinos, ocho infantiles, cuatro destinados a personas con discapacidad. Además, hay dos baños integrados con vestuarios, cuatro para la prensa, y uno para las cabinas de control.
En cuanto al césped, el campo atiende a estándares internacionales de calidad: está constituido de un sistema híbrido de césped natural, del tipo Bermuda TifGrand, reforzado con fibras elásticas, lo que aumenta la resistencia a las bajas temperaturas y también al pisoteo. Los sistemas de irrigación y drenaje también se modernizaron.
El nivel de iluminación tiene características parecidas a las de la luz del día con 404 proyectores de 2.000 watts de potencia.
Los nuevos vestuarios, más amplios y bien estructurados, son iguales para el equipo de la casa y el visitante. También los hay exclusivos para árbitros.
El Beira Rio recibirá cuatro partidos, entre ellos, Argentina versus Nigeria, el 25 de junio, además de un encuentro en los octavos de final el 30 de ese mes.

Estadio Castelão


Construido en 1973, el Estadio Gobernador Plácido Castelo, conocido popularmente como Castelão, en la ciudad de Fortaleza, capital del estado de Ceará en la región Nordeste de Brasil, fue totalmente remodelado para albergar a 64.846 espectadores y ganó un estacionamiento subterráneo con 1.900 plazas. Pretende ser un referente en lo que a comodidad y visibilidad de los espectadores respecta.
El primer estadio en ser terminado, el más económico de los últimos cuatro mundiales y el primero en América del Sur en recibir el certificado ambiental Leed, la arena Castelão se destaca como un monumento arquitectónico de padrones internacionales, donde lo viejo y lo nuevo conviven armoniosamente.
Entre los doce escogidos como sede para la Copa del Mundo, este estadio fue el único que tuvo reducción de costos -economizando 104 millones de reales- y fue terminado antes de plazo, el 15 de diciembre de 2012.
Es el resultado de una obra hecha cien por ciento en Brasil, por lo que no fue necesario esperar determinaciones que vinieran del exterior.
Las modificaciones realizadas dan continuidad y estimulan la lectura del proyecto original de la década del 70. El volumen externo del estadio fue recubierto por una piel traslúcida, pero al ingresar es posible encontrar los “gigantes de concreto”, como son conocidos sus pilares originales.
La nueva cobertura contempla al cien por ciento de los espectadores, proporcionando el adecuado confort térmico y ventilación, además de recolectar agua pluvial, la cual es utilizada en la limpieza de sanitarios y en el mantenimiento de áreas verdes. Los inodoros funcionan al vacío, el mismo sistema utilizado en aeronaves, lo que economiza 90 por ciento del agua que sería utilizada en un sistema normal.
Se optó por preservar el 70 por ciento de las tribunas superiores y sólo una porción equivalente a un quinto del estadio fue demolida. Todas las funciones de alta complejidad fueron concentradas en ese nuevo módulo, que corresponde a las áreas que exigen mayor tecnología, como palcos, salas de prensa, salas VIP, vestuarios, salas de control, zona mixta, sala de estar y restaurantes. Compactadas en un solo lugar, optimizaron tiempo y costo de obra.
Sumado a esta optimización, el proceso de construcción de las tribunas inferiores fue realizado de manera innovadora, con un sistema de premoldeado in-situ sobre una plataforma de fundación.


Vale destacar que los asientos son retráctiles y antivandálicos, solamente pueden arrancarse con la utilización de herramientas, los mismos utilizados en el Estadio Olímpico de Londres y en el estadio FNB (conocido como Soccer City), que albergó la final de la Copa del Mundo 2010 en Johannesburgo, Sudáfrica.
El color verde claro de los 67 mil lugares se desarrolló específicamente para el Castelão, con la intención de recordar a la bandera del estado de Ceará. Son resistentes al fuego -no son inflamables en caso de incendio- y contra rayos ultravioleta.
La estructura que lo cubre posee revestimiento termoacústico traslúcido, para proporcionar a los aficionados una sensación térmica agradable, en función de los altos índices de incidencia solar de la capital cearense. El material no absorbe el calor y permite la circulación de aire en el estadio. Permite también aislación acústica, lo que mejora el seguimiento de los partidos por parte de la hinchada y la transmisión. Su área de policarbonato evitará el sombreado y el contraste en las transmisiones televisivas.
Sensores de presencia hacen que la iluminación sea inteligente y evite desperdicios. Hasta en el estacionamiento hay características que incentivan la preocupación con el medio ambiente, como los espacios reservados para los que llevan a otras personas cuando se lo piden, automóvil con combustible renovable y estacionamiento para bicicletas de empleados.
El sistema de seguridad del estadio cuenta con 240 cámaras de vigilancia posicionadas en locales estratégicos, comprendiendo áreas internas y externas. Las imágenes son monitoreadas por medio de un sistema de comando de alta tecnología, centralizado en un ambiente de más de 200 m2.
La sala de comando también controlará el acceso de personas, incluyendo los 144 molinetes para el público en general, el área VIP y los asientos para personas con necesidades especiales.
Los accesos han cambiado. Con la construcción de cuatro carriles exclusivos de autobús, de una línea de tren ligero y de dos estaciones de metro, los aficionados tienen una facilidad de locomoción mucho mayor, para acudir a los partidos o a los restaurantes, cines, hotel y el centro olímpico que forman parte del complejo.
Una exigencia: se prohíbe fumar en todas las zonas interiores de la arena y a menos de ocho metros de distancia de las entradas de aire de los edificios, en las zonas exteriores.
Es el estadio principal de Fortaleza, uno de los centros turísticos más importantes y la ciudad más rica del nordeste de Brasil.
El Castelão albergará seis partidos; cuatro por la fase de grupos, uno por octavos de final y otros por cuartos. Además, será el escenario del segundo partido de la primera fase de la selección brasileña.
Como se puede apreciar, el estadio de Fortaleza cumplió con la agenda de sostenibilidad, uno de los trazos de la organización de la Copa del Mundo 2014 y con la  exigencia del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (Bndes) para conceder la financiación de hasta 400 millones de reales por arena, de buscar la certificación ambiental durante la construcción.


Arena Fonte Nova


La hermosa ciudad de Salvador de Bahía no podía quedarse atrás con su estadio para este Mundial. Es por esto que el Estadio Otávio Manabeira, ubicado en el centro de la ciudad costera de San Salvador, construido en 1951, mejor conocido como Fonte Nova, fue demolido en su totalidad para dar paso a uno de los recintos deportivos más impresionantes del Brasil.
La Arena Fonte Nova tiene una estética muy moderna pero manteniendo las características de la anterior.
El nuevo proyecto comprende un estadio con 50.000 asientos cubiertos, además de 71 palcos con capacidad total para 1.250 personas -cuyos espacios están decorados y amueblados con sofás, sillas, TV y baño privado-, 94 baños, un restaurante panorámico, estacionamiento con aproximadamente 2.500 plazas y un museo de fútbol. Esta obra no queda fuera de las nuevas tendencias de desarrollo sustentable, pues luego de demoler el viejo estadio, se aprovechó el 92 por ciento de los antiguos materiales.
La nueva y moderna estructura, también de forma ovalada, tiene una ligerísima cubierta metálica.
Fue  el primer estadio inaugurado para la Copa de las Confederaciones 2013 con una cobertura montada mediante el proceso conocido como “big lift”. Similar al sistema de una rueda de bicicleta, el “techo” que cubre todos los asientos está compuesto por una estructura tensada, en la cual cabos y enrejados trabajan en conjunto con el anillo de compresión metálico. El izamiento de ese conjunto, hecho con gatos hidráulicos, es lo que se denomina “big lift”.
La estructura está cubierta por una membrana impermeable, autolimpiante y traslúcida que filtra los rayos solares, evita el efecto de “isla de calor”, permite el pasaje parcial de luz y contribuye para la eficiencia energética. Para la colocación de la lona, que tiene 36.000 m2, se utilizó un equipo de 75 alpinistas especializados en construcción civil.
En ocasión del evento futbolístico, se amplió la capacidad a 55.000 asientos temporarios. Todas las butacas son en tonos de verde, remitiendo a las aguas verdosas del dique del Tororó, al lado del estadio.  Están certificados y pasaron por pruebas de durabilidad y contra propagación de llamas.
Tercera arena en estar lista para el Mundial, fue oficialmente entregada el 5 de abril del año pasado.
A pesar de su implosión, el 29 de agosto de 2010, el proyecto original fue mantenido, incluso con la llamada “apertura de la herradura”. La parte sur de la Fonte Nova cuenta con un espacio abierto, que mira hacia el dique del Tororó, único manantial natural de la ciudad, declarado monumento histórico por el Instituto del Patrimonio Histórico y Artístico Nacional.
El edificio tiene diez niveles y tres anillos de tribunas (inferior, intermediario y superior). Son cuatro pisos de garaje, otro con vestuarios, zona mixta y salas para conferencias de prensa, un nivel para circulación general, uno para salón premium, uno para palcos, además de un nivel para salón de prensa y otro para las cabinas de TV.
De todo el material utilizado, el 70 por ciento fue de proveedores locales.
En cuanto al césped se tuvo en cuenta el uso de alta tecnología.  El proceso se realizó por el modo sprig (diseminación manual de la planta, en ramos). El césped es de la especie Bermuda Celebration, indicada para climas tropicales. Ocupa un área de 9.000 m2.
La nueva estructura permite la recolección del agua de lluvia para reaprovechamiento. La capacidad total de almacenamiento es de 698 mil litros. Anualmente se captarán 37.000 m³ de agua pluvial con este sistema, lo que representará una economía de 72 por ciento en épocas de lluvia y el 24 en períodos de sequía.
El proyecto disminuyó en 40 por ciento el consumo de acero y gran parte del metal utilizado provino de material reciclado. La característica de la membrana es filtrar la luz del sol hasta un 70 por ciento reduciendo el calor y disminuyendo el consumo de energía utilizada en el estadio
Desde la demolición de la antigua Fonte Nova, la preocupación por la sostenibilidad estuvo presente en el proyecto de reconstrucción. Todo el hormigón demolido por implosión fue reciclado y reaprovechado en el propio cantero de obras. Durante los trabajos, se hizo un programa de reutilización de papel, caños de PVC y reciclado de aceite de cocina. Los uniformes descartados también sirvieron de materia prima para la confección de bolsas ecológicas y delantales en proyectos sociales.
Los responsables de la nueva arena bahiana, que tiene certificado Leed,  realizaron proyectos sociales como la capacitación profesional de habitantes de comunidades vecinas al recinto, programas de inclusión digital, ampliación y reforma de una guardería, además de la actuación de voluntarios que dictaron clases en escuelas del entorno del estadio.
El equipamiento atiende todos los requisitos de accesibilidad. Además de rampas y ascensores, las personas con discapacidad tendrán asientos reservados. Son 358 lugares para personas con movilidad reducida, 66 espacios para personas que se valen de silla de ruedas, además de 500 asientos para acompañantes y otros 60 para obesos. Hay también accesibilidad para personas en sillas de ruedas y personas con movilidad reducida en las áreas VIP - palcos y salones, espacios exclusivos de estacionamiento, baños adaptados, piso táctil, señalizaciones y auxilio de los orientadores.
La arena cuenta también con 16 asientos para personas con discapacidad visual en un área con piso táctil y acompañamiento de orientadores para la circulación segura. Los asientos de las personas con discapacidad visual estarán próximos a las cabinas de prensa a fin de que ellos acompañen la narración de los partidos. El estadio está todo señalizado y cuenta con 23 baños para discapacitados.
En los cuatro niveles de estacionamiento dentro de la arena hay 869 espacios, con lugares reservados para personas con discapacidad y para vehículos que adoptan el sistema del “viaje a dedo solidario”.
Una sala de comando y control servirá para monitorear todas las áreas, con 227 cámaras de vigilancia, en alta definición, que permitirán el reconocimiento facial y la identificación de los aficionados.
Pensada para ser multiuso, la Arena Fonte Nova puede abrigar diferentes tipos de eventos en forma simultánea. La “plaza sur”, como se le llama al área, servirá para abrigar escenarios de shows, lo que dinamiza el montaje y desmontaje de megaestructuras sin perjudicar el césped.

Estadio Mineirão

El recinto está ubicado en el barrio de Pampulha de Belo Horizonte, capital del estado de Minas Gerais. Pertenece al Gobierno Estatal y su nombre oficial es Governador Magalhães Pinto, aunque los aficionados preguntarán más bien por el Mineirão durante el torneo.
El Estadio y el barrio de Pampulha fueron concebidos en la década de 1940, inicio del desarrollo de la fiebre que regiría la política económica del Brasil en los años siguientes. No es casual que el autor del Complejo de Ocio y Turismo de Pampulha, fuese Juscelino Kubitschek, en ese entonces alcalde de Belo Horizonte, que invitó a Oscar Niemeyer, Roberto Burle Marx y Cándido Portinari, entre otros, para imprimir la cara de su proyecto eminentemente moderno. Un ensayo exitoso para su Brasilia de 1950 y 1960.
El Mineirão fue inaugurado en 1965 como el segundo mayor estadio de fútbol del mundo y  una capacidad final para alrededor de 130 mil personas.
Con su estructura rítmica de hormigón armado y su monumental volumetría, el proyecto de Eduardo Mendes Guimarães Júnior y Gaspar Garreto, se tornó en un ícono del paisaje.
Con la elección de Brasil para organizar la Copa 2014 y la escalada del Mineirão para albergar los juegos del torneo, llegó la oportunidad de transformar el Gigante de Pampulha en un complejo deportivo multifuncional, la tendencia de los estadios modernos: ofrecer variedad de servicios que se centran en un foco de atracción de la zona y la ciudad entera, posibilitando y sosteniendo económicamente el complejo.
Las alteraciones dentro del estadio responden básicamente a las exigencias de la Fifa: accesos, seguridad, capacidad, visibilidad, áreas de prensa, instalaciones para los atletas, logística. Lo más destacado es la extensión de la cobertura, fundamental para el confort del público dentro del estadio (protección contra la intemperie) y fuera de él (fin del efecto penumbra en la transmisión televisiva). Externamente, fue necesario reconfigurar el uso del terreno, antes utilizado casi en su totalidad como estacionamiento, para dar condiciones de acceso y apoyo al estadio.
Atendiendo al principio de sostenibilidad, hoy uno de los templos del fútbol brasileño y casa de los multicampeones nacionales Atlético Mineiro y Cruzeiro, redujo su capacidad a 62.547 espectadores y mejoró la accesibilidad, así como los sistemas sostenibles para la recogida del agua de lluvia. Cuenta con una capacidad de almacenamiento de hasta 6.270.000 litros.
La losa de la cobertura y las gradas más altas se mantuvieron, los anillos intermediarios e inferior fueron demolidos y, el campo, rebajado en 3,40m. Sobre el área de gradas fueron dispuestos asientos numerados, ergonómicos, resistentes y en tres tonos de grises, lo que generó un inusual efecto pixelado, en un fondo neutro para la aplicación de comunicación visual de colores vibrantes de los cuatro sectores.


La estructura, que había cedido cerca de 30 cm a lo largo de los años, fue elevada encima de su nivel original de manera que con la nueva carga, volvió a su condición primera.  Los pilares fueron reforzados con sistemas de amarres integrados por placas metálicas y tirantes de acero. Fueron insertadas una por una, junto a cada uno de los pórticos estructurales, cerchas planas compuestas por tubos de acero y encerrados en piezas moldeadas de hormigón. Finalmente, el conjunto recibió una membrana autolimpiante.
El consorcio responsable del proyecto fue el estudio BCMF Arquitectos (Bruno Campos, Marcelo Fontes y Silvio Todeschi). La firma brasileña agregó al estadio, originalmente diseñado por Eduardo Mendes Guimarães Júnior y Gaspar Garreto, un techo levemente inclinado con una abertura hacia el campo que sirve de protección a las gradas, además de una plataforma esculpida desde el borde exterior del estadio que se extiende como una explanada escalonada.
El “estadio verde”, como lo llaman por contemplar acciones para proteger el medio ambiente, se ha convertido en el primero en ser equipado con una importante instalación fotovoltaica en su cubierta (1,4MW), en un proyecto que ha costado unos 12,5 millones de euros.
Sobre la losa de la estructura existente fue instalada una red de paneles solares que harán del Mineirão la mayor planta fotovoltaica sobre la cobertura de Brasil. Se estima que se producirá energía suficiente para atender a 1200 residencias: el estadio tendrá disponible esa energía para la red pública, la cual la usará para el uso propio.
Cerca del 90 por ciento del material demolido fue triturado y reutilizado en el nuevo concreto. Las sillas y el césped fueron donados a otros estadios.
Con una forma ovalada muy clásica, será anfitrión de seis partidos, entre ellos una semifinal.

Estadio Nacional Mané Garrincha

Las estructuras más emblemáticas de Brasilia -la capital federal y la sede del Gobierno del Distrito Federal, localizada en la parte central del país-, de arquitectura fundamentalmente vanguardista, son la Catedral Metropolitana y el Puente de Juscelino Kubitschek, ambas obra de Oscar Niemeyer, el creador de buena parte de los edificios más singulares de la nueva capital.
Construida por brasileños es famosa por sus características, su plan urbanístico y hasta su moderna arquitectura.  Museo al aire libre de la obra de Oscar Niemeyer, es la única ciudad del mundo construida en el siglo XX que la Unesco ha declarado Patrimonio de la Humanidad.
Ahora, otro de sus logros arquitectónicos es el Estadio Nacional Mané Garrincha, uno de los más atractivos estéticamente, inaugurado oficialmente en mayo del año pasado.
Siguiendo los patrones de una de las ciudades arquitectónicamente más modernas del Brasil, será de los estadios más imponentes y el segundo más grande (con un aforo de 68.009 espectadores) del Mundial 2014. Se une a la estética moderna y vanguardista que caracterizarán a las sedes del Mundial
En consonancia con la moderna arquitectura de Brasilia, el Estadio Nacional Mané Garrincha, fue edificado en 1974, contando en ese entonces con una capacidad para 45.000 personas, y reformado completamente para la cita mundialista. Prácticamente demolido, ostenta una nueva fachada, con un techo de estructura metálica, nuevas gradas y un césped rebajado para permitir una visión completa del juego. Con un proyecto de edificación ecológico, centrado en la ausencia de emisiones de carbono, el reciclaje y el acceso total por medio del transporte público, consolida el nombre de la capital como referencia mundial en planificación sostenible, lo que constituirá un legado importante para otros sectores de la economía local.
Presenta una forma circular y una ligera cubierta soportada por una hilera infinita de estilizados pilares.
Con un área construida de casi 214.000 m² y un costo de 2.000 millones de reales, el nuevo Mané Garrincha no recuerda  en nada al antiguo. En el diseño, Castro Mello Arquitectos rindió homenaje al arquitecto Oscar Niemeyer pues fue proyectado a partir de un concepto de arquitectura presente en monumentos de la Capital Federal y característica destacada del maestro Niemeyer como es la creación de un ambiente con columnas que antecede el edificio formado por un conjunto de pilares en la fachada. Este concepto fue la inspiración para las 288 columnas dispuestas alrededor del edificio formando una zona de estar y de acceso público, una fachada abierta y ventilada.
El recinto tiene asientos retráctiles y numerados a una distancia inicial de tan sólo 7,5 m del campo, que, a su vez, se redujo 4,8 metros de su altura original, lo que permite una mayor visibilidad para todo el público. Todos los asientos están protegidos del sol y de la lluvia por una moderna cubierta.


Las zonas comunes se dividen en graderías inferior, media y superior. También tiene 74 cabinas y zona especial para 2.850 periodistas con toda la tecnología y acústica necesaria.
Los accesos del estadio se han diseñado pensando en la comodidad, seguridad y rapidez. La arena incluye una zona social y de recreación, con bares y restaurantes.
El Estadio Nacional va rumbo a ser el primero en la historia en recibir el sello Leed Platinum, el certificado de máxima sustentabilidad reconocido internacionalmente y que asegura que el edificio es altamente sostenible. Hoy, ningún estadio de fútbol del mundo tiene tal certificación.
Desde el comienzo del proyecto, se han utilizado materiales reciclados o reciclables en la construcción. Todo lo que salió del viejo estadio fue reutilizado en la propia obra o en cooperativas de reciclaje del Distrito Federal.
La ecoarena tendrá cerca de 9.600 paneles fotovoltaicos con capacidad para generar 2,5 megavatios de energía, lo que corresponde a suministrar casi 2.000 viviendas por día. Eso hará que el estadio sea el primero del mundo autosuficiente en producción de energía y también capaz de utilizar su exceso de producción en otras partes de la ciudad.
La cubierta sigue el mismo concepto. La membrana es autolimpiante, permite el paso de luz natural, retiene el calor, y por lo tanto elimina la necesidad de utilizar aire acondicionado y otras ventilaciones artificiales. Elimina, también, la contaminación en una cantidad equivalente a la producción diaria de alrededor de mil coches.
El agua de lluvia será capturada por la cubierta y por el suelo permeable. Se almacenará en cinco tanques y en un lago de contención. El agua no potable se utilizará en inodoros, urinarios, sistemas de riego de césped y lavados en general. Todo el sistema almacenará 6,84 millones de galones de agua, lo que equivale a 80 por ciento de la demanda de agua no potable de la arena.
Al Nacional Mané Garrincha le han asignado siete partidos incluyendo uno de cuartos de final.
Después de la cita mundialista será utilizado para grandes espectáculos y eventos culturales.

Estadio Arena das Dunas

Ubicado en la ciudad de Natal, capital del estado de Rio Grande do Norte, la Arena das Dunas se levantó sobre el estadio Joao Claudio de Vasconcelos Machado (1972), conocido como “Machado, y el gimnasio anexo Humberto Nesi, el “Machadinho”.  Su nombre no solo hace referencia a las dunas de arena de la ciudad, uno de los atractivos naturales de la región, sino también al osado diseño ondulado en forma de dunas que presenta el edificio.
Su construcción se inició en enero del 2011 especialmente para el Mundial 2014  a través de una alianza público-privada. Alrededor se han levantado un centro y edificios comerciales, hoteles de estándares internacionales, teatro de niños, un bosque, un lago artificial, además de la reconstrucción de los centros administrativos del gobierno y de las oficinas municipales.
Su diseño pertenece al estudio de arquitectura Populous, especializado en grandes coliseos deportivos como el nuevo estadio de los Yankees de Nueva York, el O2 de Londres o el Soccer City de Johannesburgo.
No es muy normal que una obra para un importante evento se termine antes de lo previsto, y que además lo haga con un 3 por ciento menos de dinero de su presupuesto inicial. Eso ha ocurrido con este estadio.
Se ha construido dentro de un parque con capacidad para 42.000 espectadores y una singular fachada que se curva para formar la cubierta, pero en 20 módulos ligeramente separados entre sí, con el fin de permitir el paso de las escaleras entre ellos. Es por tanto un estadio en el que la circulación de los espectadores se realiza fuera de él, en una plataforma elevada perimetral.
La concepción del recinto otorgó un aspecto único a la construcción. La fachada y la cobertura están integradas y compuestas por 20 “pétalos”, proyectados para ser más altos en uno de los lados del estadio, dando la forma y la idea del movimiento de las dunas de arena. El diseño también permite una mayor ventilación y entrada de luz en el estadio.
Los “pétalos” de la cobertura están compuestos por armazones de acero, cubiertos externamente con tejas de aluminio, con tratamiento térmico y acústico. Internamente están revestidas con membrana tensada de PVC. La unión entre las piezas se hizo de policarbonato translúcido, que permite el pasaje de luz.
Otra función de la cobertura es la captación de agua de lluvia. Se colocaron canaletas que recogen el agua y la llevan para nueve reservorios situados debajo de la tribuna inferior. Así, se pueden reutilizar hasta 3.000 m³ en los sanitarios y en la irrigación del césped.
El público que asista a los partidos y eventos percibirá un nuevo estándar de confort y seguridad. Con un total de  21 accesos para que las personas alcancen uno de los cuatro niveles del equipamiento además de ascensores que llevan directo del estacionamiento cubierto para los 39 palcos. Cuenta, además con un salón de arte que reúne obras de artistas locales relacionadas al mundo del fútbol, cuatro salones con capacidad entre 250 y 1.000 lugares, 25 quioscos para comercialización de alimentos y bebidas, además de 30 baños.


Se han colocado cuatro tipos de asientos en tonos diferentes de azul, todos rebatibles y con respaldo. La diferencia entre ellos es que, en algunos sectores, los asientos tienen brazos, tapizado y portavasos. También se reservaron 521 lugares para discapacitados.
La seguridad será coordenada por el equipo del centro de comando y control del estadio, instalado en una sala con más de 80m², con equipamientos que permiten el monitoreo de las imágenes captadas por las 200 cámaras, capaces de hacer reconocimiento facial en las áreas internas y externas del estadio. El sistema de sonido, integrado con dos pantallas de 64m² del estadio, permite que las informaciones y las jugadas de los partidos sean transmitidas al público con claridad.
Los jugadores percibirán también las mejores condiciones de juego. Tendrán a disposición vestuarios con bañeras, duchas, baños y sala para precalentamiento, además de un césped en perfectas condiciones para la práctica del fútbol.
El estadio cuenta con cuatro vestuarios: uno para cada equipo y dos para los árbitros (uno femenino y otro masculino), espacios para los alcanzadores de pelotas y antidopaje. Cada uno de los equipos también tiene una sala de precalentamiento con césped sintético.
En cuanto el césped, es del tipo Bermuda Tifton 419, propio para el clima caliente de la región Nordeste, mientras que el sistema de drenaje garantizará que los partidos se jueguen incluso en días lluviosos. Posee hojas angostas, de crecimiento rápido y forma céspedes densos con excelente tolerancia al pisoteo y rápida regeneración en casos de daños. Tiene certificación internacional en lo referido a la pureza genética.
Los periodistas y profesionales de prensa cuentan con dos cabinas de TV, una sala de conferencias de prensa con capacidad para 250 personas y una zona mixta con 470 m².
La iluminación es otro aspecto que merece ser destacado. Son 306 reflectores, cada uno con una potencia de 800 Kwatts, dispuestos de modo a evitar sombras en el campo y garantizar una luz homogénea posibilitando las transmisiones de TV en la tecnología full HD. Está equipada con cuatro generadores de 750 KVA cada uno, interconectados a una central “no break” (fuente de alimentación ininterrumpida), accionada en caso de que se produzca alguna falta de energía. 
La Arena das Dunas se inauguró en enero de este año y será escenario de cuatro partidos.

Estadio Maracanã

El estadio Jornalista Mario Filho, ubicado en la ciudad de Río de Janeiro, es uno de los más populares del mundo, conocido comúnmente como Maracanã, nombre que le fue dado por el barrio en que se encuentra. El nombre del sector proviene de un pájaro que habitaba la zona.
Inicialmente fue denominado Estadio Municipal, pero ya para 1964 se le dio su nombre actual como homenaje al periodista fundador del Jornal Sports, un diario de la localidad.
El complejo deportivo fue diseñado por los Arquitectos Raphael Galvao, Orlando Azevedo, Antonio Díaz y Pedro Paulo Bernardes, y el encargado de los primeros trabajos de construcción fue el Ingeniero Joan Esteban Suarez Florez. Su forma es ovalada y está contenida en un área de 200.000 m2 bordeada por un perímetro de 800 m, una altura de 32 m y una elipse sin aparentes apoyos en la parte interior con 300 m en su eje mayor y 260 m en el menor.
El Maracanã estaba concebido para albergar 155.000 personas. Posee diversos sectores, entre ellos uno Vip, que fue el primero en el mundo ofrecido por un gran estadio en el que funcionan bares, restaurantes, instalaciones sanitarias y médicas, además de zona de juego para niños. Este estadio se remodeló en 1999 para albergar el primer mundial de clubes de la Fifa en enero del 2000. Para albergar la Copa del Mundo sufrió otras reformas dando cumplimiento con los requisitos y normas para estadios mundialistas de la Fifa.
Después de tres años cerrado, la pelota volvió a rodar en el estadio carioca en un partido entre amigos de los exjugadores Ronaldo y Bebeto, en abril del año pasado, inaugurando su remodelación para recibir siete encuentros del Mundial, incluyendo la esperada final del 13 de julio. En esta instancia se convertirá en el segundo en tener dos finales. El primero fue el Azteca, en México, en 1970 y 1986. En el caso del Maracanã, el primero  fue en 1950.
El nuevo Maracanã, que tiene capacidad para 78.838 espectadores, recibió un colorido especial, ya que los asientos tienen diferentes tonalidades de azul, amarillo y blanco, todos confortables, retráctiles y colocados de forma dispersa para dar la idea de movimiento. Son cinco tipos, distribuidos entre tribuna, plateas especiales, plateas premium, palcos y tribunas. La elección se basó en criterios de calidad y atendió a las recomendaciones de certificación de la Asociación Brasilera de Normas Técnicas (ABNT).
La nueva cobertura protegerá a más del 95 por ciento de los asientos.
Con un área construida de 124.000 m² (antes, 112.000 m²), las reformas tuvieron como prioridad garantizar confort y seguridad. El acceso a los cinco niveles de la arena puede hacerse por medio de 17 ascensores, siendo ocho panorámicos, 12 escaleras mecánicas y seis rampas.
Cuatro pantallas gigantes, cada una con 98m² y compuestas de 77 placas de imagen en alta definición, permitirán al público seguir detalles de los partidos y recibir las informaciones más variadas, así como datos. Más de 400 televisores de Led de 46 pulgadas estarán diseminados por todas las áreas de circulación y convivencia. El sistema de sonido de la arena reúne 78 altoparlantes dispuestos en 26 conjuntos de tres cajas, todos fijados en la estructura que da soporte al techo. Ocho de esos conjuntos son orientados para el campo y los demás, para la tribuna.


El área VIP cuenta con palcos climatizados, amueblados, con baño privado, espacio reservado con 10 mil asientos Premium en la tribuna, además de un salón y servicio exclusivo de catering.
El estadio tiene en total 292 baños, y 60 bares y cafeterías.
Se instalaron 396 reflectores de 2000 watts cada uno, atendiendo a las exigencias para garantizar la claridad necesaria para la práctica del fútbol y para la transmisión de imágenes por televisión. El sistema de iluminación permitirá una visibilidad uniforme y consistente en cualquier área del campo, eliminando sombras. A lo largo del estadio, se implantaron también 23.500 luminarias con lámparas de Led. Para el trabajo de la prensa se construyeron ocho estudios de TV a la altura de las tribunas y otros cuatro en el nivel de los vestuarios.
Además de la reforma de las dos tradicionales rampas monumentales del estadio, se construyeron otras cuatro a fin de mejorar el acceso del público. La mejora en el flujo de los espectadores permite que el recinto sea evacuado en ocho minutos.
Todas las áreas serán monitoreadas por 360 cámaras de seguridad. El monitoreo de las imágenes de las cámaras se realiza en una de las tres salas de comando y control del estadio. Los sistemas están integrados y conectados, siendo posible controlar los molinetes y portones, verificar la capacidad de los generadores y transformadores de energía, los niveles de los reservorios de agua, además de la iluminación, sonido y generación de imágenes de las cuatro superpantallas.
La especie de césped elegida fue la Bermuda Celebration, adecuado al clima tropical, más resistente a la variación de temperatura y que crece incluso a la sombra producida por las coberturas de los estadios. Esta hierba tiene hojas más finas y permite que la pelota ruede más rápido y suavemente, sin saltar o picar.
Con un área plantada de 9.000 m2, el campo del Maracanã es menor que el original; ahora sus dimensiones son de 105 m x 68 m y recibió un nuevo sistema de drenaje que duplicó la capacidad de escurrimiento, permitiendo que se pueda jugar con cualquier condición de tiempo y  temperatura.
Las tribunas están más inclinadas, la primera fila queda a una distancia de 14 m del terreno de juego.
Los cuatro vestuarios equipados con bañeras y duchas fueron elevados quedando por encima del nivel del campo.
Otra novedad es el techo. Formado por una estructura de cables tensados, levantados por el proceso conocido como big lift, el “techo” fue cubierto por una membrana autolimpiante y traslúcida, que posibilita condiciones de luz uniforme, inclusive en las áreas superiores de las tribunas.
La nueva cobertura captará agua de lluvia para reutilización en los baños y también contará con paneles fotovoltaicos que transformarán la energía solar en eléctrica. La modernización de la parte hidráulica va a permitir más de 25 por ciento de reducción del consumo de agua y más del 45 por ciento en el consumo de agua potable.
Reaprovechamiento de materiales y preocupaciones con la sostenibilidad están entre las características del estadio, que sigue la certificación Leed (Leardership in Energy and Environmental Design).
Cerca de 75 por ciento del material de demolición fue reutilizado en el propio Maracanã y en otras obras públicas. Los antiguos asientos se aprovecharon en otros estadios. El hormigón demolido fue utilizado en la preparación de la base para recibir los guinchos, y las armaduras fueron enviadas a reciclar.
Toda la madera empleada en la modernización está certificada con el sello Forest Stewardship Council (FSC) y el cemento y el acero utilizados tienen contenido reciclado. La reforma contó también con materiales que ayudan a reducir las emisiones de gas carbónico. El barro proveniente de la perforación de las estacas de la fundación se destinó a una alfarería y se transformó en 2,1 millones de ladrillos y 560 mil tejas.
El estadio economizará un 8 por ciento de energía con un nuevo sistema eléctrico, que prevé la automatización y el control de ascensores, escaleras mecánicas, ventilación e iluminación de los ambientes.
De la estructura antigua quedó solo la fachada, declarada de interés histórico por el Instituto del Patrimonio Histórico y Artístico Nacional.
La inversión total en la reforma del Maracanã fue de 808,4 millones de reales.
La solución adoptada para la instalación de la cobertura fue bien original: un equipo de 30 alpinistas fue especialmente entrenado para izar la estructura con el respaldo de cuatro grúas y 120 alzaprimas hidráulicas.

Arena da Baixada

El estadio Joaquim Américo Guimarães es el estadio del Club Atlético Paranaense (CAP), localizado en Curitiba, capital del Estado de Paraná.  Conocido como Arena da Baixada, fue el primer escenario -en el fútbol brasileño- en adoptar los “naming rights” (derecho de nombre), con el título de Kyocera Arena entre 2005 y 2008 y tiene la reputación de ser uno de los más modernos y mejor estructurados del Brasil.

Actualmente está considerado como el segundo más moderno del país, después del Estadio Olímpico João Havelange, que será el recinto principal de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

Construido en 1914, el Arena de Baixada es también uno de los más antiguos y -a pesar que ya fue reformado y modernizado en 1999- también recibió múltiples cambios para atender las 

exigencias de la Fifa, entre ellas la ampliación a 40.000 plazas en su capacidad de asistencia.

Será sede de cuatro partidos.

La Arena da Baixada casi pierde su condición de sede por los atrasos en el flujo de dinero, que impedían el normal desarrollo de sus obras.
La remodelación de la cancha del Atlético Paranaense costó 90 millones de dólares.

 

Itaipava Arena Pernambuco

Un espacio de usos múltiples pensado para estimular el desarrollo de una zona deprimida de la ciudad dado que el proyecto engloba la construcción del estadio alrededor de una villa con 11.000 unidades habitacionales, la construcción de un hospital de alta especialidad, una universidad, una escuela de tecnología además de la expansión de la línea oeste del Metro de Recife. La Arena Pernambuco permitirá la redistribución urbana de la Región Metropolitana de Recife, convirtiéndose en un nuevo espacio de viviendas, placer, trabajo y servicios públicos.
De nombre Arena Cidade da Copa, más conocido como Arena Pernambuco, el recinto fue construido en el municipio de São Lourenço da Mata, a 19 km de la capital del Estado de Pernambuco ubicada en la costa del Océano Atlántico del noreste de Brasil,  por una asociación público/privada y recibió una inversión 532 millones de reales con 400 millones de reales de financiación federal a través del Bndes.
El que promete convertirse en un punto focal de la ciudad fue diseñado por Daniel Fernandes, quien dio gran importancia a los factores de sostenibilidad, una de las condiciones de la línea de crédito del Bndes para las arenas, mediante el uso de innovadores sistemas de ventilación e iluminación, así como la reutilización del agua de lluvia. Son 128 mil metros cuadrados de área construida, divididos en seis niveles. Para tener acceso a los 24.000 m2 de tribunas con asientos rebatibles y los 102 palcos con 1.600 asientos, hay ocho ascensores, igual número de rampas y trece escaleras mecánicas. Todos los asientos del estadio son rojos, un homenaje a los tres clubes principales del Estado: Sport, Náutico y Santa Cruz, que tienen ese color presente en sus camisetas.
Con capacidad para 46.106 espectadores, el recinto también tiene 1.800 asientos business y otros 2.700 asientos premium.
Los cuatro vestuarios disponibles para atletas y comisión técnica, con cerca de 200 m2 cada uno, están equipados con baños, duchas, área de precalentamiento, sala reservada para técnico, sala de masajes, dos jacuzzis y armarios.
Dentro del estadio se encuentran 42 quioscos de alimentación y dos restaurantes. Los aficionados también tendrán a su disposición 84 sanitarios masculinos y femeninos, con 32 cabinas para personas con discapacidad.

Hay 4.700 lugares de estacionamiento, pero el plan de movilidad prevé la estación de subte Cosme e Damião a dos kilómetros del estadio, aproximadamente, lo que incentiva el acceso por medio de transporte público.

El césped del campo de juego, cuya área total suman 8.970 m es de la especie Bermuda Tifway 419, que presenta buena resistencia y tolerancia al clima caluroso, y ha sido cultivado en el Centro de Entrenamiento del Náutico desde noviembre del 2012, especialmente para el estadio.
En el rubro seguridad, la arena está equipada con 271 cámaras de seguridad, siendo 34 de alta definición. La evacuación del público puede hacerse en hasta ocho minutos. En caso de necesidad, existen nueve áreas de primeros auxilios, un puesto médico y cinco ambulancias.
Hay también una provisión de orientadores en todos los sectores, para que cada espectador consiga encontrar su lugar marcado.
Tanto las dos pantallas como el sistema de sonorización son de nivel internacional y podrán ser usados para transmitir los partidos y otros eventos, presentar informes sobre los equipos o atletas, además de uso publicitario y otros contenidos.
Cada pantalla de Led mide 77,4 m2 y tendrá resolución full HD, con 281 billones de colores y 20 mm de distancia entre píxeles, medidas que superan la exigencia de la Fifa. Son del mismo modelo utilizado en varias arenas diseminadas por el mundo como el Cowboys Stadium, en Texas (Estados Unidos), y el Soccer City en Sudáfrica, y sirven para transmitir informaciones audiovisuales al público.
El proyecto de la Arena Pernambuco previó la captación de energía solar y de agua de la lluvia, ventilación natural, además de gestión de los residuos sólidos. Durante las obras, hubo recolección selectiva, prevención al tabaco y lavarruedas de los camiones con agua reutilizada.
Con una inversión de aproximadamente 13 millones de reales, la usina solar implantada en la arena tendrá una potencia instalada de 1MWp, equivalente al consumo promedio de 6.000 personas.
Toda la energía generada se destinará al recinto. Su tecnología utiliza energía solar fotovoltaica, que cuenta con paneles solares para convertir la energía de la luz del sol en energía eléctrica.
El uso de esta energía también traerá beneficios ambientales, por ser un recurso renovable y no contaminante, con bajo costo de manutención. La fuente es abundante en casi todo el territorio nacional y permite la generación distribuida, lo que reduce los costos globales de energía y también genera créditos de carbono.
Entre los estadios del mundo que ya adoptaron el sistema se cuenta el Qwest Field, en Seattle, el AT&T Park, en San Francisco, ambos en los Estados Unidos, y el Easy Credit Stadium, en Nuremberg, Alemania.
Concebida en la perspectiva multiuso, la arena tendrá, por año, 70 fechas reservadas al fútbol. Las demás se destinarán a eventos de otros deportes, espectáculos, ferias y convenciones.
Inaugurado en mayo del año pasado, Arena Pernambuco recibirá cinco partidos, cuatro de la fase de grupos y uno de los octavos de final.

Arena Corinthians

Cuando la pelota ruede por primera vez en el Mundial 2014, el 12 de junio, los simpatizantes brasileños y  de todo el planeta tendrán sus ojos puestos en el estadio Arena Corinthians, en San Pablo. Allí estarán la Selección Brasileña y el primer adversario del equipo nacional en búsqueda del sexto título, la Selección de Croacia, para lo cual amplió su capacidad para 68 mil simpatizantes, 48 mil asientos convencionales y 20 mil lugares retráctiles, exigidos por la Fifa para la apertura, que deberán ser retirados después del Mundial. Cuenta además con 120 palcos, seis mil asientos superiores cubiertos, 10.000 asientos numerados cubiertos, restaurantes y 3.500 espacios de estacionamiento. También se disputarán otros tres encuentros de la fase de grupos, uno de octavos de final y uno de semifinales.
Localizada en el barrio de Itaquera, zona este de San Pablo, queda a 500 metros de la estación Corinthians-Itaquera del subterráneo y se ha construido de acuerdo con los estándares de diseño sostenible establecidos por la Fifa. En este sentido, se han tenido en cuenta soluciones para el ahorro y  reutilización del agua de lluvia, reducción y reciclaje de los residuos generados, sostenibilidad energética, ventilación natural e iluminación de bajo consumo.
Su diseño arquitectónico pertenece al estudio de arquitectura Coutinho Diegues Cordeiro, de Río de Janeiro,  y se construyó con el objetivo de ser el mejor del mundo  y uno de los campos de referencia en el fútbol mundial.
El modernísimo diseño se aleja de lo convencional, con una cubierta ortogonal de apariencia ligera y una enorme pantalla de alta definición de 120 metros de ancho por 7,5 de alto, que según expertos, es la mayor del mundo. Toda la pared oriental del estadio será una gigantesca pantalla grande de alta definición
El proyecto de reconstrucción del estadio previó el fomento de la zona oriental -una de las regiones de la capital paulista más carentes de recursos, donde viven casi cuatro millones de personas- así como la formación profesional de centenares de trabajadores.
La estructura de la arena está basada en pilotes que soportan elementos prefabricados, alcanzando una forma rectangular compuesta por dos edificios, uno en el oeste y otro en el lado este. El edificio oeste está cubierto por una fachada de cristal, mientras que el edificio este contará con una pantalla Led de gran tamaño. Las paredes exteriores están cubiertas con baldosas de cerámica, así como la estructura de la cubierta integra largas cerchas que incluyen cuatro capas hechas de acero, poliisocianurato, paneles de yeso y Firestone UltraPly TPO.
Alrededor del 80 por ciento de los componentes estructurales como columnas, vigas, losas y escaleras son elementos prefabricados.
Se levanta en un área de 198.000 m² y cuenta con una superficie construida de 189.000 m².
El techo de los lados sur y norte se sostiene por estructura metálica. Los dos primeros módulos metálicos del segmento sur fueron izados por una gran grúa sobre orugas, que tiene la capacidad de levantar cargas de hasta 1.500 t., cada segmento del techo está compuesto por siete módulos.
Las paredes interiores y exteriores han sido pintadas y cubiertas por inserciones de granito, porcelana y cerámica, mientras el techo de la tribuna oriental está cubierto por placas metálicas.
Posee un auditorio, restaurantes, bares, 89 suites, 502 baños y espacios para tiendas. La iluminación incluye  352 focos, lámparas de haluro metálico de alto flujo HQI-TS, lámparas fluorescentes y lámparas de descarga de alta intensidad. Sin olvidarnos que el estadio integrará 3.500 televisores de pantalla plana para tareas informativas de los eventos deportivos.
Tiene quince ascensores y diez escaleras mecánicas para facilitar la circulación. El estacionamiento contiene 1.620 plazas al aire libre y 929 plazas cubiertas. Las zonas interiores del estadio son completamente climatizadas y el campo de juego quedó equipado con un avanzado sistema de drenaje y equipamientos de riego automatizados.
Con el segundo presupuesto más elevado (820 millones  de reales), después del Maracaná, es la más avanzada de las doce sedes del Mundial. Pretende llegar a ser el mejor estadio del mundo en todos los aspectos.
Este estadio es el único de la Copa 2014 que rompe con el diseño tradicional ovalado de estadio y opta por un formato racional, rectilíneo como lo denominan sus arquitectos, que es muy original porque los fondos no están cerrados.
Con una fachada de 267x43m, tendrá capacidad durante el Mundial para 65.000 espectadores, 48.000 asientos convencionales y 17.000 asientos móviles, exigidos por la Fifa para el partido inaugural, los que serán eliminados con posterioridad.
Tiene 120 palcos repartidos sólo en las tribunas laterales pero en varios pisos.
Otras características del Arena Corinthians son su capacidad de evacuación de 8 minutos, la mayor distancia del público y línea de banda de 9 m, la iluminación de 5000 lux (la normal es de 2500 lux), la sensación de visión HD3D, estadio en colores blanco y negro (colores del Corinthians), fachada opaca y en vidrio suizo blanco y curvado, techo con generación fotovoltaica y turbinas eólicas, 170mx20m de fachada trasera llena de Leds que será la mayor pantalla de TV del mundo con 4734 pulgadas, pantalla marcador con mejor calidad de imagen que un IPAD, área VIP sólo en un lado del estadio que contará con nombre personalizado en el parqueadero y área de convenciones y eventos que posibilita acceso directo al palco para ver el partido.
Además, la Arena solo se usará para partidos de fútbol de manera a garantizar el mejor césped del mundo, el cual es también el más avanzado del mundo con hierba permanente sin necesidad de cambios y cuyo sistema de ventilación de fondos garantiza su calidad.
Circuito debajo del campo para mantener la humedad de la hierba permitiendo la velocidad más alta en circulación de pelota.
Toda la tecnología impuesta imposibilita que con los botines se dañen las raíces del césped.

Arena Amazonia

Continuando con el espíritu ecologista y sostenible, el estadio Arena Amazonia de la ciudad de Manaos tiene un diseño que pretende potenciar estos valores. Tiene capacidad para generar energía mediante plazas solares y recoger el agua de lluvia para riego y uso del estadio. Está recubierto de una estructura metálica que le da un aspecto peculiar y diferente y fue dotado con modernas instalaciones.
Acompañando la tónica natural del entorno, la construcción del estadio se apegó a las últimas innovaciones de desarrollo sustentable.
El nuevo estadio tendrá una capacidad de aproximadamente 42.300 localidades, todas cubiertas y será sede de cuatro partidos. Situado cerca del aeropuerto internacional, el recinto también contará con restaurante, estacionamiento subterráneo y acceso mediante carril bus y monorraíl.
Una cesta de paja indígena cargado de frutas típicas de Brasil ha sido la inspiración de los proyectistas del Arena Amazonia, en Manaos. Con la fachada compuesta de estructuras metálicas que van disminuyendo de tamaño hasta el techo y asientos de variadas tonalidades de amarillo, naranja y rojo, el estadio se remite a la tradición y a la naturaleza brasilera.

Los módulos en X de la estructura metálica fueron fabricados en Portugal y, juntos, pesan 7.000 toneladas.
El cerramiento de la estructura metálica se hizo con 252 paneles de membrana confeccionada en teflón y fibra de vidrio, garantizando durabilidad, resistencia, incombustión, reflexión de la luz solar y translucidez al material.
Quienes asisten a los cuatro partidos del Mundial en Manaos, podrán tener acceso a la arena por medio de cuatro rampas. Alrededor del estadio, hay una explanada de 33 mil m², que está a 11 m de altura de las vías, para facilitar la circulación del público.
Los accesos principales para el público en general conducirán al podio, que es el nivel intermedio de la arena. También es en este anillo que está ubicada la mayor parte de los 98 baños, habiendo 16 para discapacitados, y 17 puestos de alimentación.
Tiene tres tipos de asientos, todos rebatibles con la diferencia de que, en algunos sectores, cuentan con brazos y/o acolchado y se remiten a siete frutas típicas de Brasil: melón, banana, piña, naranja, mango, guayaba y mamón.
También se reservaron 118 asientos para personas con movilidad reducida, 69 asientos para obesos y 445 asientos más para acompañantes. Existe piso táctil y señalización específica, además de seis lugares en el estacionamiento del estadio que se encuentra en una zona próxima a la arena con una capacidad para 2.500 lugares, para atender a todo el complejo alrededor del estadio, que tiene un centro de convenciones, un sambódromo y un gimnasio.
Quedará garantizada la seguridad con la ayuda de 85 cámaras, que permiten un reconocimiento facial y se monitorean a través de un centro de comando y control.
Con dimensiones de 105 por 68 metros, el campo fue plantado con el césped de la especie Bermuda Tifway 419, apropiada para el clima de la región y más resistente al pisoteo.
La irrigación del césped es automatizada y realizada por 35 aspersores y puede utilizar el agua de los reservorios, con una capacidad para 120 mil litros, que almacena la lluvia captada por el techo.
Cuenta con siete tanques que reciben las aguas de lluvia o de la concesionaria. El agua de lluvia es totalmente refiltrada, retratada, para a ser reutilizada. Tiene una zona de más  de 20.000 m² de captación, de techo, para que dicha agua pueda ser redirigida hacia los tanques de reaprovechamiento, que garanticen una reserva en caso de necesidad.
Con los altos índices pluviométricos de Manaos, el estadio cuenta con un sistema de drenaje por gravedad y otro al vacío. Para la iluminación del campo, 420 reflectores van a garantizar una luz homogénea, sin sombras, y apropiada para transmisiones de TV en alta definición.
El Arena Amazonia ofrece un nuevo patrón de confort y seguridad para los hinchas desde que se pasa por uno de los 64 molinetes hasta la llegada a uno de los 42.300 lugares del estadio. El ingreso del público tiene lugar por medio de cuatro rampas. Alrededor del estadio hay una explanada de 33 mil m², a 11 metros de altura de las vías, para facilitar la circulación del público.
En total son cinco niveles, siendo el más bajo el campo de juego, que también cuenta con vestuarios, estacionamiento, zona mixta y vestíbulo VIP. En el segundo nivel están las boleterías, áreas técnicas, salones y rampas de servicios. Arriba del podio está el nivel con palcos, hospitalidad y áreas de transmisión y en el nivel cinco están la tribuna superior, comedores y bares. La circulación interna de los hinchas puede realizarse a través de 21 escaleras, o de ocho ascensores, habiendo cuatro en el área VIP.
Las informaciones son transmitidas por un sistema sonoro, compuesto por 24 altoparlantes, y por dos pantallas gigantes de 60 m², ubicados en lados opuestos del techo, en el centro del campo. El tiempo para desocupar el estadio es de siete minutos.

La Arena Amazonia está accesible en todos los niveles.

Los discapacitados contarán con rampas, ascensores, piso táctil y señalización específica para circular por el estadio. Cuatro molinetes (dos al este, uno en el norte y otro en el sur) servirán para el ingreso de las personas en silla de ruedas. Además de los asientos reservados y de los 16 baños exclusivos, este público tendrá seis vacantes en el estacionamiento del estadio.

Arena Pantanal

El Gobernador José Fragelli es un estadio multipropósito ubicado en Cuiabá. Construido en el centro geográfico de Sudamérica, el estadio está rodeado de tierra de plantas y vida silvestre que sobrepueblan la zona de Pantanal, de donde el estadio toma su nombre. El entorno también fue convertido en un rasgo de diseño, hay árboles y plantas tejidos en cada esquina del estadio.

Al borde de una región de flora y fauna tan rica como la del Pantanal no podía dejar de incluir entre sus objetivos la construcción y el mantenimiento de una estructura sostenible desde su raíz.

Varias medidas innovadoras han sido tomadas en su reconstrucción. Se utilizó únicamente madera certificada y pinturas que no perjudiquen el medio ambiente, los residuos y escombros han pasado por un proceso de reciclaje y reaprovechamiento en la propia obra y en sus vías de acceso, los materiales del viejo estadio derrumbado fueron usados nuevamente y toda el agua será constantemente reutilizada. Además, la calidad del aire y la del suelo se monitorizan de forma constante. De esa forma, hace honor al sobrenombre del anterior recinto, el Verdão (Gran Verde).
Cuenta con dos centros de entrenamiento, restaurantes, hoteles, estacionamientos, lagos y bosques.
Con una capacidad para 47.000 personas la arena Pantanal albergará cuatro partidos en un recinto completamente nuevo que sustituye al antiguo estadio Verdão.
Con posterioridad al evento se prevé que sea recinto de usos múltiples, además de acoger a clubes locales y un proyecto paisajístico que cuenta con amplia área arbolada y valorización de especies regionales: prevé la plantación de 2.366 árboles y millares de hierbas de cobertura, como lirios, bignonias azules y césped.
El área del conjunto arquitectónico donde la arena Pantanal está insertada ocupa aproximadamente 300.000 m2, espacio actualmente subutilizado y que ha sido objeto de recalificación urbana.
El proyecto atiende las exigencias del sistema internacional de certificación Leed que verifica y certifica la calidad ambiental de un emprendimiento después de su ejecución.
 

Fuentes
www.mundialbrasil2014.com
http://comercioyjusticia.info
www.copa2014.df.gov.br
www.tvn.cl
http://is-arquitectura.es
www.futbolargentino.com
www.taringa.net
http://blog.is-arquitectura.es
www.plataformaarquitectura.cl
http://gastv.mx

 

 

Revista

Ver ediciones anteriores

Suscribete

Y recibí cada mes la revista Mandu'a

Suscribirme ahora