Edición N° 375 - Julio 2014

Falleció Hans Hollein, arquitecto “ecléctico y atrevido”

 

El responsable de obras como la renovación del Museo Albertina y la Haas Haus (Viena), falleció el pasado 24 de abril a los 80 años. Recibió el  premio Pritzker cuando era uno de los representantes más cualificados del posmodernismo. “Todo es arquitectura”, fue el manifiesto del considerado el arquitecto más relevante de Austria de la segunda mitad del siglo XX y del siglo XXI. No sólo destacó como tal sino también como diseñador de muebles, decorador de escenarios para teatro, profesor universitario y director de instituciones artísticas como la Biennale de Arquitectura de Venecia en 1996.

El arquitecto austriaco Hans Hollein, distinguido en 1985 con el premio Pritzker de arquitectura, falleció “tras una larga enfermedad”, como lo anunció la portavoz de la familia, Dorothea Apovnik.

Nacido en Austria en 1934, Hollein es recordado no sólo por sus obras emblemáticas como el Museo del Cristal y la Cerámica, en Irán,  o el Museum Abteiberg de Mönchengladbach, en Alemania -sobre el cual Frank Gehry expresara “No habría existido Bilbao sin Mönchengladbach”-,   sino por haber acuñado la frase: “Todo es arquitectura”, en un estudio teórico publicado en la revista austriaca Bau en 1968.

Tras finalizar sus estudios en la Academia de Bellas Artes de Austria en 1956, Hollein se formó, con la ayuda de la beca Harkness, en el Instituto de Tecnología de Illinois, Chicago. Y completó su maestría en Arquitectura en la Universidad californiana de Berkeley, en 1960, donde conoció a destacados arquitectos como Mies Van der Rohe, Richard Neutra y Frank Lloyd Wright.

Recorrió el país del norte en un viejo Chevrolet rastreando todas las “Vienas” que hay en él.
Al regresar a Viena, firmó la tienda Retti (Retti Candleshop 1965) que daría la vuelta al mundo. Un pequeño negocio de velas, de apenas 14 m2 de superficie donde el cuidado puesto en el contenedor iba de la mano de un meticuloso trabajo de experimentación entre arquitectura e interiorismo. Esta comisión menor no solo atrajo la atención internacional, también le aportó 25.000 dólares del Reynolds Memorial Award. Fue la primera vez en una década que el premio había ido a una obra que costó menos que el mismo galardón.

Corría el año 1966 y su fama no tardaría en extenderse por Graben, la gran calle monumental y comercial vienesa donde todavía hoy pueden visitarse, como si fueran las perlas de un collar, las joyerías Schullin -una con forma de cristal de roca, de 1974, y otra posterior, de 1982- o la tienda de tabacos que firmó en 1992. En realidad, se podría decir que esa calle peatonal del centro de Viena resume al 

arquitecto porque más allá de esos menudos y extraordinarios proyectos, en uno de los extremos del paseo, frente a la Catedral de San Esteban, el Centro Comercial Haas Haus está ideado con idéntico cuidado y osadía. Sin embargo, el atrevimiento pudo, en esta ocasión, ser excesivo. Frente a la sonrisa que provocan las tiendas, este edificio esquinero suscita sobre todo dudas.

Está claro que Hollein dominaba la pequeña escala. Sus teteras, gafas, butacas, mesas, inolvidables joyas y hasta el piano que ideó para Bosendorfer Flügel en 1990, prueban que diseñaba con la calidad de los antiguos mueblistas y con el cuidado de los joyeros. Tuvo la valentía de enseñar a sus alumnos a correr riesgos mezclando estilos y materiales como el mármol y el plástico. Y los convenció porque él mismo fue osado.
Cuando su estudio creció, participó en concursos para infinidad de proyectos por todo el mundo: desde las torres de oficinas Media en Viena (2000) hasta la sede del Banco de Santander en Madrid (1993). Algunos de esos trabajos, como el Museo de Arte de Fráncfort (1991) o el centro Vulcania en Auvergne (2002), lograron que diera el paso hacia la gran escala al convertirse el primero en una pieza más en la ciudad y al organizarse en una suma de partes el segundo. Otros edificios no corrieron la misma fortuna. Las seis torres de viviendas que ideó para Taiwán en los últimos años no aportan a esa ciudad china la cualidad exquisita que hizo que la revista Progressive Architecture bautizara a la Galería Richard Feigen, que Hollein construyó en 1970 en Nueva York, como “Fabergé arquitectónico”, en referencia al célebre orfebre de los zares rusos.

Hollein sabía que la calidad y la sorpresa exigen idéntico esfuerzo y se empeñó en conseguir ambas. Por eso su obra ecléctica retrata más experimentación que ideas fijas. Irónico y osado, Hollein fue una figura importante en su ciudad. Todavía lo es gracias a las joyas que salpican la calle Graben casi medio siglo después de inaugurarse. Esos proyectos atestiguan que fue mejor en la pequeña escala -o en algunas remodelaciones, como el Museo del Cristal y la Cerámica de Teherán (1978)- que en la grande.

El arquitecto vienés más conocido de la segunda mitad del siglo XX, es uno de los más laureados. En 1985 alcanzó el premio Pritzker -cuando se encontraba en la cumbre como arquitecto posmoderno- siendo el único austríaco que recibió el galardón que se lo otorgaron porque “El jurado reconoce a Hans Hollein como un maestro de su profesión, que con ingenio y gusto ecléctico se basa en las tradiciones del nuevo mundo tan fácilmente como a los del antiguo. Un arquitecto que también es artista... diseña museos, escuelas, tiendas y viviendas públicas, mezcla audaces formas y colores con un exquisito refinamiento en los detalles y nunca teme reunir a los más ricos de los mármoles antiguos y lo último en materiales plásticos...”.
El reconocimiento le había llegado por trabajos considerados menores, interiores y comercios que su mano de orfebre convertía en cofre sorpresa.
Obtuvo también el Reynolds Memorial Award de Estados Unidos en dos ocasiones (1966 y 1984), el Premio del Comité Nacional de la Bienal de la ciudad de Brno y del Estado de Austria de Diseño Medioambiental (1968),  el Ciudad de Viena de Arquitectura y del Estudio Rosenthal,  (1974), el Premio Internacional de color y diseño en su primera edición (1980-81); el Gran Premio del Estado Austriaco de Arte (1983), el Austrian Ehrenzeichen für Wissenschaft und Kunst (1990), Goldene Ehrenzeichen für Verdienste um das Land Wien (1994), y el Grosse Verdienstkreuz des Verdienstordens der Bundesrepublik Deutschland (1997).  En Francia recibió la orden nacional de la Legión de Honor.

Opositor de la arquitectura de la posguerra, declaró que debía “liberarse a la arquitectura de los edificios” y en 1962 redactó junto a Walter Pichler un manifiesto donde declaraban que la arquitectura era una “expresión ritual de voluntad elemental y sublime falta de propósito”.
Su trayectoria profesional es muy extensa. Dejó su huella en otros 19 países de cuatro continentes. En España fue responsable de la renovación de la sede del Banco Santander en el Paseo de la Castellana de Madrid, terminada en 1993, y en Perú levantó la Torre Interbank, entre otros proyectos.
En Austria, el Hotel Hilton y el edificio de oficinas Generali Media Tower; en Alemania la embajada austríaca en Berlín, el Museo de Arte Moderno de Fráncfort; en Francia  el Museo Vulcania en Clermont-Ferrand; en Estados Unidos, la filial en Trump Tower, Nueva York,  de la casa de modas Ludwig Beck (1981-1983); en Taiwán  el Sea Mio - Apartment Towers. Entre sus últimos proyectos se cuenta la sede de la empresa Auria Solar en Taiwán.

Ejerció la docencia, como profesor invitado en universidades como Washington, Yale o California y en universidades y escuelas europeas como en la Escuela de Arquitectura de Düsseldorf en donde también fue director al igual que en la Academia de Artes Aplicadas de Viena. 
Ha realizado exposiciones sobre su obra en el Museo de Arte Moderno de

Nueva York, en el Albertina de Viena, en el Museo del Vigésimo Centenario en Viena, en la Fundación Miró de Barcelona, en el Padiglione d’Arte Contemporanea de Milán y en el Museo Municipal de Abteiberg, Mönchengladbach, entre otros.  Una de sus más conocidas fue la ManTransForms en el Museo Cooper-Hewitt en Nueva York.
Se le encargaron diversos montajes para exposiciones, entre ellos el Pabellón Austríaco para la XIV Trienal de Milán (1968), un proyecto para la Sala principal del Museo Freud en Viena y la Exposición del Papel en la misma ciudad (1972).
Desde 1965 hasta 1970 fue editor en la revista de arquitectura y planificación Bau de Viena, en la que en 1968 publicó un estudio bajo el título “Alles ist Architektur”, Todo es arquitectura, que se repitió como un mantra y que acabó definiéndole como artista global.
Si bien se decidió por la arquitectura, también incursionó en el diseño y realizó obras plásticas, las que pertenecen a colecciones privadas.
Reconocidos son sus diseños que abarcan desde arquitectura a mobiliario, diseño de joyas o gafas.
Fue autor  de los sofás Marilyn y Mitzi, producidos por Alessi, el Studio Alchimia o Poltronova;  de juegos de té y café en la forma de un portaaviones para Alessi; y unas gafas desechables que distorsionan la visión según  los colores de la bandera de Austria, como apoyo al diseño de su stand para la Triennale de Milán de ese año, que además eran producidas cada 15 segundos por una máquina en la propia exposición, dónde también se exponía su “Architekturpille” y el “Svobodair”.
“Las gafas son un medio para la extensión de la espacialidad limitada de la exposición a las dimensiones urbanas y del mundo”, diría Höllein, en su momento.
Tras su muerte quedan pendientes varios proyectos, por ejemplo, en China, donde para 2016 se espera en la ciudad de Shenzhen la inauguración de la Torre SBF, de 200 metros de altura.
Hollein deja dos hijos que han destacado en el arte y la arquitectura: su hijo Max es director de la Schirn Kunsthalle de Fránfort, mientras que su hija Lilla ocupa el cargo de directora de la Vienna Design Week.
El Museo de Arte Moderno de Viena (MAK) inauguró el 25 de junio pasado,  una muestra  retrospectiva sobre el trabajo de Hollein, que tras su muerte se proyecta como un homenaje póstumo, y permanecerá abierta hasta el 5 de octubre.

Galería de Fotos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuentes
www.informador.com.mx
www.obrasweb.mx
http://cultura.elpais.com
http://laestrella.com.pa
www.epdlp.com
http://www.mcnbiografias.com

 

 

Revista

Ver ediciones anteriores

Suscribete

Y recibí cada mes la revista Mandu'a

Suscribirme ahora